Jesus Cano Urbano

Junto a ti

Si me recuerdas…
 
Héctor visitó a su madre como cada sábado. Ella preparó una deliciosa comida, y observó con cariño como su hijo la disfrutaba.
 
- ¿No comes? – Preguntó este.
 
- No, hijo. Pensaba en tu hermano. ¿Qué estará haciendo?
 
- ¡Lo de siempre! Pensar en él y solo en él. Desde que se marchó a América no ha venido  ni una sola vez, y a pesar de tenerte olvidada sigue siendo tu niño mimado.
 
- No empieces otra vez... Como le puedes tener tantos celos. Te tendrías que alegrar por Juan. ¡Si quisieras leer sus cartas!
 
- Pues que me escriba a mí...
 
- El trabajo no le puede ir mejor – Prosiguió la madre perdida en la ilusión.- Y tiene una novia preciosa... ¡Incluso se están mirando una casa!
 
- ¡Dejemos el tema, mamá!
 
- Pues compadécete un poco, bastante tubo con esa maldita enfermedad que lo dejó mudo... ¡Se merece toda la suerte del mundo!
 
- Eso no lo hace ser mejor persona. Son los actos los que nos definen, no nuestras taras.
 
Así transcurrieron los años; la madre siempre defendió y presumió de su hijo Juan. A pesar de que no la visitó jamás y solo se preocupó de su propia y prospera vida... O al menos, de eso lo acusaba Héctor.
 
Ya vencida por la edad, en la compañía de su celoso hijo, falleció pidiéndole que hiciera las paces con su hermano, y así se lo prometió a la madre.
 
En el entierro, Juan, tampoco pudo venir. La mujer de Héctor se aproximó con deseos de consolarlo:
 
- Ya no será necesario que continúes con todo esto, cariño. – Aferró su hombro.
 
- Pienso seguir escribiendo esas cartas... Siento que así prolongo, en cierta manera, la vida de Juan. Y a ella... ¡La hacían tan feliz!
 
- El pobre. Murió a los tres meses de llegar a América. No pudieron solucionar allí su enfermedad. – Susurró la mujer como temiendo ser escuchada por la madre.
 
Y durante mucho tiempo, en cada cumpleaños de Juan, Héctor se acerca a la tumba de su madre para leerle la carta de su hijo pequeño. Se traga las lágrimas, no quiere que sospeche nada.
 
…Estaré                 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Jesus Cano Urbano.
Publicado en e-Stories.org el 17.07.2011.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Dolor" (Relatos Cortos)

Otras obras de Jesus Cano Urbano

Did you like it?
Please have a look at:

El encuentro - Jesus Cano Urbano (Pensamientos)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humor)