Sergio Lubel

Evangelio segun Satan Capitulo I

El Discípulo

1 – 1.  Y sucedió que aquél día fui llamado ante la presencia del Creador y se me informó que mi
           Tarea durante las siguientes veinte rotaciones sería guiar al joven humano por los
           Senderos del conocimiento universal, peregrinando por su planeta.

1 – 2. Y he aquí que me presenté ante él y su familia adoptando una forma conocida a
           Ellos, explicando el propósito de mi visita.

1 – 3. Y despidiéronse no sin lágrimas, pero en la Paz y en la Fe en la voluntad suprema.

Primera rotación

2 - 1.  Y el joven aprendía con suma rapidez todas las lenguas de su especie, que  le serían 
           Necesarias en la travesía; pero me reservé las ciencias antiguas para más adelante,
           Cuando no le fueran peligrosas.

2 – 2. Y haciéndole más fácil el aprendizaje, lo llevaba en espíritu a los tiempos remotos, los
           Cuales se describían en las escrituras de su pueblo, como ya había hecho con los profetas 
           Ya que sólo el conocimiento del pasado, le abriría las puertas del futuro.

2 – 3. Y cruzamos casi toda la tierra de Canaán, tomando el rumbo de Mitzri – País de los
           Faraones – Donde los hombres adoraban a la estrella cercana y su corte.

2 – 4. Y vieron sus ojos el dolor de la esclavitud y llenáronse  sus ojos de lágrimas pues el dolor
           Del semejante lo afligía en gran manera.

2 – 5. Y le fue harto difícil comprender por qué aquel dolor fue sólo remediado con más dolor,
           Muerte y destrucción y me fue necesario recordarle que no puede divisarse ningún
           Panorama desde el escalón más bajo de una escalera.
           Y le dije que adoptara a la paciencia como compañera, que le sería de gran utilidad.

2 – 6. Y habiéndose cruzado en nuestro camino un grupo de ladrones  nos amenazaron con
           Dagas y palos, pero he aquí que un anciano mendigo reconoció los ojos del niño en el
           Muchacho y gritó:
           - No derraméis la sangre de aquél que nos sació de trigo y fue ayudado por el gigante!        
           Y postráronse ante nosotros pidiendo perdón, dejándonos el paso franco. 

2 – 7. Y hube de explicarle los sucesos del campo de trigo y del cruce del rio que acontecieron
          Cuando él y sus padres debieron huir de Herodes.
 
2– 8. Y al llevarlo a la Casa de La Vida, donde aprendió las ciencias médicas de aquéllas gentes 
          Adoptolo Hesy – Ra como discípulo directo y conoció a todos los virtuosos en estas artes  
          Y fue así que demostró gran maestría en la curación de los cuerpos.

2 – 9. Y fue día de gran júbilo para mí cuando al acabar el último día en esta tierra de Mitzri,
           dióme las gracias y se mostró dispuesto a continuar la peregrinación.

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Sergio Lubel.
Publicado en e-Stories.org el 20.12.2014.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Fantasía" (Relatos Cortos)

Otras obras de Sergio Lubel

Did you like it?
Please have a look at:

Matrimonio...Y algo más - Sergio Lubel (Horror)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humor)