Alejandro Meola

Oda al principito


Ha vuelto el pequeño príncipe,
De la Tierra y de su viaje,
Por los planetas de gente grande. 

Regresó a su asteroide, apenas mayor que una casa,
Y esperándolo con melancolía oculta, se hallaba,
La rosa que en otro tiempo domesticó su alma.

Sin biombo ni globo, intacta lucía,
Conservaba su desdicha y vanidad,
Y también las espinas.

Los baobabs no necesitaba arrancar,
Su peligro conocía, pero ya no importaba,
El universo lo redimía, si este suspiraba.

Sentado en su silla, precedente a la puesta de sol,
El pequeño príncipe cedió lugar a la reflexión.

3-25: un rey con futilidad reinaba, 
Sobre estrellas, el Sol, el universo; sobre todo,
"Hay que exigir de cada quien, lo que cada quien puede dar",
Fue la enseñanza que al súbdito le quiso regalar.

3-26: la vanidad en persona reaccionó,
Cuando vio a lo lejos a un admirador,
"Reconoce que soy el todo por el todo de este planeta",
Y saludando de nuevo, el principito se alejó.

3-27: no levantó la cabeza con su llegada,
Notó que las botellas coleccionaba,
"Bebo para olvidar que estoy avergonzado por beber",
Y nuestro viajero, perplejo, se fue sin más que hacer.

3-28: ¡un hombre serio! Se autoproclamaba,
Contaba y sumaba, sin descanso ni interrupciones,
"Poseo las estrellas pues nadie más lo hace; son mías y las cuento",
"Para mi flor soy útil, pero tú a las estrellas no sirves", respondió y siguió al viento.

3-29: una consigna regía la vida del farolero,
Quien no dormía desde hacía mucho; su planeta medía lo justo,
"Hace un mes estamos hablando, fíjate bien",
En ese minuto, el tiempo era absurdo. 

3-30: el geógrafo encantado por el joven viajero,
Quiso escribir sobre el planeta del que venía,
"Flores no registramos porque son efímeras",
Y le aconsejó visitar la Tierra un día. 

No renunciaba a una pregunta después de hacerla,
Curioso e inocente, atormentado por su virtud,
Amaba las puestas de sol; sin embargo,
Una oveja tocaba vigilar, una rosa cuidar,
Volcanes deshollinar, y una estrella hacer brillar. 

 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Alejandro Meola.
Publicado en e-Stories.org el 09.02.2015.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Sátira" (Poemas)

Otras obras de Alejandro Meola

Did you like it?
Please have a look at:

¿Qué hay después? - Alejandro Meola (Filosófico)
Tounge-Twisters - Jutta Walker (General)