Joel Fortunato Reyes Pérez

ESTUPEFACCIÓN AGRESTE... (Experimental posmoderno)

ESTUPEFACCIÓN AGRESTE
(Experimental posmoderno)

Espera, ese martes ya será escalera,
con vino y un lápiz, caminarán hoy,
peces entre ceniza en la campana,
luego ya, el mar con los colmillos,
cabeza gigante recogerá el arroz.

Encárate al ariete que reclama en la puerta, suspendido aliento,
glicerina pura, en el boscaje umbrío, sonoroso piano,
en la entrada por lo menos, con naturales galas,
como un esquí, del mediodía revestido,
de convenios acromáticos, tercera,
piel con el ergio blando gris,
en el centro terpeno,
rojo a la derecha,
del espectador,
cabello cano,
etiolación,
estéril,
adiós.

Porque más delante el césped escribía,
de lo poco, mucho, mucho, mucho,
con los fósiles fusibles del tambor,
del sudor en la rana con nogales,
un poco solo de raíz al rato.

Rubí, en el costado con suerte derramada, largo y corto en la simetría,
reciente de media vida: Con el baile en un cielo, en cada primavera,
 verás cómo se llena de caballos salvajes, en sus flores el ciclamen,
y ni el dulce mosto volverá, sin granjearse amables dádivas.
¡Volverá de dar intangible estaño, brumas, nieblas al lloro!.
Aunque también entre las lilas, el banderín hará tiempo,
y de una vieja carta en el pecho, dulce criatura, hostil,
cuando las palabras estallen, y besen los brazos,
al temblar, y se transformen a pesar del embate,
en todo del sí mismo. ¡Estupefactos seculares!.
En la débil sombra, lluvia que hería el rostro,
como un látigo. ¡Vivíparos, catódicos!...
Torbellino que gime trémula gema.
Ya no
estaré dentro
de nadie, advierte.
Si en nosotros se apaga,
toda estéril memoria cianógena.

Que amengüe o que diluya, este amor que salva más allá de los astros,
Pues todavía queda otro infierno más grande. ¡Dulce constante!.
Espera, no vuelvas más allá de la muerte. ¡Menos que ausente!.
En ese perfume. Vibrará un instante tan cerca de una alondra,
música del viento susurrante y vago, con su luz fecunda,
y la noche su reposo vendrá a daros prisa mucha prisa,
en el sol esplendoroso, dominio de la espuma, roja,
y un precoz sentimiento de sonrojo, a la clausura.
Sumideros de las viñas perdidas, una leyenda,
ajedrezada, pasando por el brazo que nace.
Con tareas sin horizonte, en las palabras,
armonía celeste: lluvia, olas y un río.
¡Melodía que perdiera la llave!...
 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez.
Publicado en e-Stories.org el 21.08.2017.

 

Comentarios de nuestros lectores (1)

Todo los comentarios de nuestros lectores!

Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Experimental" (Poemas)

Otras obras de Joel Fortunato Reyes Pérez

Did you like it?
Please have a look at:

Al Obnubilarse - Joel Fortunato Reyes Pérez (General)
Chinese Garden - Inge Offermann (General)