Jona Umaes

La Escalera Mágica

Anoche tuve un sueño.

Soñé que tenía cinco años. Jugaba en un jardín y encontré una escalera. Me pareció fantástico que se sostuviera sola en el aire. Miré hacia arriba y no llegaba a ver el final. La curiosidad me pudo y comencé a subir.

Escalón a escalón me di cuenta que conforme dejaba de pisar un escalón éste desaparecía. Continué subiendo. Paulatinamente fue pasando el tiempo. Me paré un momento y miré hacia abajo. Tuve vértigo, aunque no estaba a mucha altura. Los asideros de la escalera descendían desnudos hacia el suelo. Observé a mi alrededor. Podía ver el parque abajo, las copas de los árboles y las calles cercanas. Descubrí, para mi sorpresa, que otras escaleras se elevaban al cielo en las proximidades. Cada niño tenía una.

 

Continué el ascenso. No me atrevía a mirar hacia abajo, ya que estaba adquiriendo una altura considerable. Los años transcurrían conforme ascendía. Me sentía fuerte. Hice algunas tonterías, como subir peldaños de dos en dos. También, al ver que los otros muchachos hacían locuras parecidas, en competencia a ver quién era más rápido. Resbalé y el corazón pareció salírseme por la boca. Quedé momentáneamente en el aire, sólo sujeto de las manos. ¡Vaya susto! Por poco no lo cuento.

 

Los años seguían pasando en el ascenso. En una ocasión me detuve más del tiempo necesario en un escalón y éste desapareció dándome otro susto de muerte.

Pensé:

 

― El tiempo no se para por nadie. Avanza inexorable, sin piedad ni miramientos. Ya sean niños, jóvenes, adultos o ancianos. Por otro lado, mejor que no se detenga. No te pares, no te quejes, no claudiques. Levántate y sigue, sigue subiendo.

 

Llegué a mi edad madura y miré de nuevo alrededor. Ahora, libre de la contaminación de la ciudad, pero con las nubes aun sobre mí, podía ver mejor las otras escaleras. Había cientos, miles, y se perdían de vista en el horizonte a ambos lados.

Me fijé, sin entender la causa, que algunos se soltaban y caían al vacío hacia atrás.

 

― Pobres desgraciados. A saber por qué lo hacen. Quizás demasiado dolor, insoportable y corrosivo. Se liberan de su angustia, dejando la desolación y la amargura en familiares y amigos, en su acto egoísta y cobarde.

 

Otros, sin embargo, caían al quebrarse repentinamente el peldaño. Aunque intentaban mantenerse asidos, la sorpresa no les permitía reaccionar a tiempo y se precipitaban al abismo hasta desaparecer. Una diminuta nube de polvo se levantaba cuando tocaban tierra.

 

Algunas escaleras se perdían tras las nubes, otras acababan antes de llegar a ellas. Miré hacia arriba y suspiré aliviado. Mi escalera continuaba, gracias a Dios.

 

― ¿Quién decide la altura de las escaleras?

 

No quería pensar, y tampoco podía entretenerme. Los escalones seguían desvaneciéndose y debía continuar.

 

Algunos de los que iban a mi nivel parecían haber prosperado más que yo. Otros menos.

 

― Fíjate en los avanzados. Fíjate qué hacen, ¿por qué son distintos? Coge lo que te interese y aplícatelo. Hay que prosperar. Los inteligentes aprenden también de los demás, no sólo a base de cabezazos, ¡besugo!

 

Miré hacia abajo de nuevo y vi a los que subían, más jóvenes que yo.

 

― No hagas eso ¡No seas torpe! Te vas a dar de narices. Nada, al final se la pegó.

― ¡Qué alivio! Menos mal que yo ya pasé por eso. Las cosas se ven distintas ahora.

 

Al fin estaba sobre las nubes. Respiré profundo.

 

― ¡Qué aire más limpio!

 

Al atravesar aquella neblina blanca se me impregnó el cabello y me sorprendieron las primeras canas. Por otro lado, notaba cierto fresquillo en la coronilla. Al principio lo achaqué a la humedad, pero al palparme, me dio pánico al no toparme con un mísero pelo.

 

― ¡Valiente mierda! Bueno, mientras no me hagan fotos desde atrás, sigo pasable.

 

Aún veía mucha escalera hacia arriba. Me consolé con eso. Subí y subí. La falta de oxígeno me hacía más torpe y me cansaba más. Tenía que pararme a cada rato. Sin embargo, con los años me daba cuenta que la vida se veía de otra manera. Tenía una perspectiva más amplia, más clara de cómo eran las cosas. Lo que hubiera dado por tener esa lucidez de joven.

Me sorprendió lo rápido que pasaba el tiempo.

 

― Antes no era así. Es que no me da tiempo a nada, ¡joder! Parece que fueron ayer los atracones navideños, y otra vez Noche Buena.

 

Conforme subía, los años pasaban volando. Me costaba muchísimo cada peldaño. Me sorprendió la flacidez de mis brazos, las varices palpitantes, las manchas de la vejez, el pelo escaso y cano, las arrugas marcadas.  Mis movimientos eran cada vez más lentos. El peso de los años me estaba haciendo mella. Vi cómo amigos y familiares llegaban al último peldaño y se precipitaban hacia la nada, asidos a sus escaleras y desapareciendo bajo las nubes. Qué tristeza más honda ver como mis seres queridos iban pereciendo. Caían a cuenta gotas. Otros, como a mí, aún les quedaba un poco más, pero conscientes que el fin se acercaba.

 

Me faltaba el aire. Me ahogaba a cada paso. El oxígeno escaseaba. Pero continué. Nunca fui de los que deja algo por terminar.

 

Miré hacia arriba y vi con horror que mi escalera se estaba acabando. Apenas quedaban unos peldaños. Con la certeza del fin, subí resignado y torpe los últimos escalones. Tan solo me quedaban dos. Me paré y miré de nuevo a mi alrededor. Otros aún tenían escaleras más largas aún.

 

― ¡Qué suerte!, o no. Vivir mucho más en esta decrepitez y continuos dolores...

 

Miré hacia abajo y vi cómo la muerte se cebaba con los que llegaban a su último escalón, segando sus vidas y cayendo como lluvia de ánimas junto con los que surgían desde más arriba mía.

 

Al fin llegué al último escalón. Entonces pensé en mi vida. ¿Había hecho todo lo que quería? No, me quedaron algunos proyectos por hacer. Me faltó tiempo. Quizás lo desperdicié en cosas sin importancia. De lo que sí estaba seguro es que no me arrepentía de nada de lo que había hecho. Sabía que la vida era una sucesión de acontecimientos, buenos y malos. Todos eran necesarios y dependientes para que al final las cuentas cuadrasen y llegase hasta ese mismo instante.

 

En ese momento sentí que volaba por la falta de apoyo. El último peldaño desapareció y comencé a descender vertiginosamente. Un carrusel de imágenes apareció ante mis ojos mientras caía, cada vez más y más rápido. Alegrías, penas, miserias, familia, amigos, logros, momentos y más momentos…

La caída parecía no tener fin y de repente, La Nada, la oscuridad total.

 

Busqué a tientas la luz.

 

Cuando la encendí, me quedé mirando unos instantes el halo mortecino en el techo.
Cogí cuaderno y bolígrafo de la mesita de noche y me apoyé en el cabecero.

Comencé a escribir:

 

La Escalera Mágica

Anoche tuve un sueño.

….

 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Jona Umaes.
Publicado en e-Stories.org el 23.11.2019.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Fantasía" (Relatos Cortos)

Otras obras de Jona Umaes

Did you like it?
Please have a look at:

Habitación 202 - Jona Umaes (Misterio)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ciencia-Ficción)