Jona Umaes

El pan bajo el brazo

           Eduardo ejercía de profesor de Filosofía en un instituto. Una vez al mes hacía la clase más distendida, liberando a sus pupilos de las profundidades filosóficas que la mayor parte de su alumnado soportaba como podía. Su clase de 4º de la ESO no era de las peores del centro y aunque había alumn@s aplicad@s, eran minoría.

 

           En el descanso entre clases la algazara reinaba en el aula, las bolas de papel se adueñaron del espacio aéreo y el ambiente era, como poco, ensordecedor. Las correrías, discusiones y risotadas formaban una argamasa sonora que rezumaba, trasvasando la puerta y llegando al pasillo por el que Eduardo, con su andar tranquilo, se acercaba a la clase. Justo al franquear la entrada, una bola de papel impactó en su calva. Al ver aquella jungla estudiantil sacó su regla de madera de reluciente barniz y cuando llegó a la mesa la impactó sobre la misma al compás de sus palabras: “¡POR FAVOR! ¡HE LLEGADO!”. Los alumnos, ante tal estridencia sonora, fueron ubicándose en sus pupitres bajo un murmullo que se fue apagando paulatinamente hasta el silencio.

 

Como cada último viernes del mes, hoy descansaremos de libros para hablar de un tema digno de coloquio.

 

Se giró y escribió en la pizarra “Nacer con un pan bajo el brazo”. Dirigiéndose de nuevo a sus alumnos preguntó:

 

¿Alguien ha escuchado alguna vez este dicho?

 

Todos se miraban extrañados, pero uno alzó la mano para hablar.

 

—¡Yo, profesor!

¿Y bien? ¿Qué crees que significa?

No sé, solo lo he escuchado. Es lo que ha preguntado, ¿no?

 

La clase estalló en risas y el graciosillo esbozó una sonrisa de triunfo ante su hazaña.

 

¡Silencio, por favor! Bien, una vez roto el hielo, gracias a nuestro “lumbreras”, os diré que esa expresión viene de muy antiguo. Se refiere a que, cuando alguien venía al mundo, aparte de la natural felicidad, era motivo de alegría porque al crecer, aportaría con su trabajo mayor sustento al hogar. El “pan” simboliza los bienes que nos permiten vivir. Yendo más allá, el dicho tiene otra connotación. También quiere expresar que cuando una persona llega al mundo, no nace totalmente desnudo, lleva en su interior algo que le hace especial, un don que tendrá que descubrir una vez comience a crecer y sea consciente de sus capacidades.

 

A ver, Pedro, ¿qué has entendido de lo que he dicho?

Creo que se refiere a que todos tenemos algo que se nos da especialmente bien.

Ajá, ¿puedes poner un ejemplo?

Hay que gente que dibuja genial sin que nadie le haya enseñado.

¿Y tú, Laura?, ¿puedes decirnos otro?

Bailar o cantar.

De acuerdo. Como veis, son cualidades que podemos ver en los artistas. ¿Por qué hay gente que canta bien y otras que cantan mal? Porque lo traen de “serie”. Y ¿cómo se explica eso? Una persona puede aprender cualquier materia y a base de experiencia, llegar más o menos lejos, pero si nos fijamos en los cantantes, que es el ejemplo más obvio, alguien que no tenga oído es imposible que llegue alguna vez a cantar mínimamente bien, por muchas clases de canto que reciba.

 

El profesor se fue para la pizarra y tras limpiarla, trazó dos líneas verticales divisorias. En las columnas escribió: “Cualidades innatas (vocación)”, “Mujeres”, “Hombres”. Un murmullo de risas surgió a sus espaldas.

 

Ahora, vais a ir diciéndome cualidades que pensáis que traemos al nacer. También, habilidades y profesiones que creéis que son más propias de mujeres y de hombres. Después lo discutimos.

 

Los alumnos comenzaron a decir cada uno lo que pensaba para las distintas columnas y el profesor escribía:


 

Cualidades innatas           Mujeres                                  Hombres

------------------------            ----------                                   ------------

 

Cantar                                Habladoras                           Fuertes

Bailar                                  Intuitivas                               Deportistas

Dibujar/Pintar                     Sensibles/Emotivas              Con Iniciativa 

Creatividad                         Pacientes                              Poco limpios

Ser ordenado                     Histéricas                              Luchadores

Tocar un instrumento         Tiernas                                  Agresivos

Deportista                          Organizadas                          Imprudentes

Escritor                              Criticonas                               Violentos

Matemáticas                      Coquetas                               Cerebrales

Idiomas                              Prudentes                              Infantiles                                

Dirigir                                 Pacíficas                                Mecánicos

Inteligencia                        Inseguras                               Competitivos 

Organizar                           Románticas                            -----------

Cocinar                              ----------------                            Obreros

Don de gentes                   Enfermeras                             Militares/Policías...

                                           Maestras/Profesoras              Taxistas/Conductores

                                           Dependientas                         Ingenieros

                                           Secretarias                            

 

           

                                                                                              

Bueno, es suficiente. Fijémonos primeros en la primera columna. Habéis estado muy acertados en todas ellas. Ciertamente, hay gente que destaca en alguna de esas cualidades. Pero, aunque se nazca con esa capacidad, si no hay nadie que esté con vosotros para desarrollarla, puede quedar desaprovechada. Quizás la utilicéis en vuestro día a día, pero para sacarle el máximo rendimiento hay trabajarla y pulirla, en definitiva, debéis formaros. Si tenéis la suerte de tener un empleo donde podáis desarrollar vuestro don, esa es la mayor de las satisfacciones y fuente de felicidad que podéis tener en la vida.

 

Os dirán que las personas podemos realizar cualquier tarea. Sí, es cierto. Con formación, os podéis dedicar a lo que queráis. La diferencia estará en la calidad y eficiencia en vuestro trabajo. Si os empleáis a algo que no os llena, o que no se os da bien, os faltará motivación y lo haréis sin cuidado y a desgana. Además, vuestra salud se resentirá porque estaréis más estresados. Lo mejor es trabajar en algo que os guste, por vocación, así disfrutaréis de lo que estáis haciendo. Será un bien para vosotros y para los demás. A nadie le gusta ser mal atendido, dirigido, cuidado, enseñado… al final todos salimos perdiendo.

 

Si os fijáis, las profesiones se podrían dividir en dos tipos principalmente: las que requieren más habilidad manual que mental y las que precisan más de la inteligencia o del pensamiento. Todas son respetables y necesarias, y a vuestra edad seguro que ya sabéis si queréis seguir estudiando o no. Al menos que salgáis al mercado laboral con un mínimo de cultura.

 

Antes de pasar a las otras dos columnas, “Ser ordenado”, ¿se nace o se adquiere? A ver, el que lo ha dicho, que levante la mano un muchacho pecoso con mirada avispada alzó el brazo¿Puedes explicar por qué lo consideras un don?

Es sencillo. En mi familia somos cuatro hermanos. Mis padres nos han educado siempre con disciplina y orden. Entonces si la gente fuera ordenada por educación, mis hermanos no serían unos trastos, dejando su habitación como una selva.

 

Una nueva explosión de risas aseveró lo que decía el muchacho.

 

Efectivamente, pero los padres deben hacer ese ejercicio de responsabilidad para con sus hijos. Algo se absorbe de cualquier forma, la personalidad de cada uno hará el resto. Si todo dependiera de la educación, los hermanos de una misma familia se comportarían de igual manera, y la realidad, no es esa. De cualquier forma “el orden” va más con la idea de ser organizado.

 

Os preguntaréis qué tiene que ver el tema de hoy con las virtudes de hombres y mujeres. Pues mucho, porque todos tenemos cualidades de ambos géneros. Lo que habéis dicho ha sido pensando en lo que veis, y por lo general, es así. Pero, al igual que muchas mujeres poseen rasgos masculinos, los hombres también los tienen femeninos.

 

Sí, pero hay ciertas cosas que a nosotras se nos da mejor saltó una chica. Por ejemplo, somos más intuitivas y sensibles que los brutos de los chicos.

 

Sí, por lo general es así. Somos muy distintos y está bien que así sea. Si fuéramos iguales sería todo muy aburrido. Cada género tiene sus puntos fuertes, pero no los posee en exclusividad. Ya veis que la sociedad va cambiando constantemente. Poco a poco se van rompiendo barreras y se ven mujeres trabajando en oficios tradicionalmente masculinos, como militares, conductores de taxi o bus…, hoy en día una mujer puede realizarse en cualquier profesión.

 

Os preguntaréis, ¿y no sería más fácil hablar de “personas” que distinguirlas por sexo? Al fin y al cabo, todo podemos tener cualquiera de esas cualidades y nos situaría al mismo nivel. Sí, pero no olvidéis que los genes están ahí y hacen que ciertas cosas las hagan, por naturaleza, mejor las mujeres y otras mejor los hombres. Eso nunca cambiará porque somos fisiológicamente distintos, nuestros cerebros se comportan de distinta manera. Tienen más actividad en distintas zonas según el género y por eso tenemos mayor facilidad para realizar ciertas tareas.

 

Quedan cinco minutos. Antes de irnos deciros una última cosa. Aún tenéis algunos años por delante para que comencéis vuestra vida laboral. Si las circunstancias os lo permiten, elegid una profesión donde os sintáis realizados, y en eso tiene mucho que ver que sepáis reconocer eso que os distingue de los demás y os hace especiales. Si la mayoría de la gente pudiera trabajar en lo que le gusta, por vocación, todo funcionaría mejor y seríamos más felices.
 

—Has la semana que viene.

 

 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Jona Umaes.
Publicado en e-Stories.org el 02.05.2020.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Vida" (Relatos Cortos)

Otras obras de Jona Umaes

Did you like it?
Please have a look at:

À bientôt - Jona Umaes (Recuerdos)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ciencia-Ficción)