Maria Teresa Aláez García

Sobre el filo de tu frecuencia. (Poema para Alex Ubago.)

A GRITOS DE ESPERANZA. ALEX UBAGO.(c)
 
Si preguntan por mí
no les digas dónde fui......
 
Y hoy la gran losa negra me absorbía lentamente
y buscaba un lugar cándido donde poder esconderme
un lugar donde creciera la luz cuando yo quisiera
y alli buscarle y tenerle.

Pero no. No lo veía.
Recorria mis espacios
entre miles de agonias.

La soledad nos distancia.
la noche nos ilumina.
El silencio es una losa que me hace compañía.
El lamento de la nada es frío y se hace vacio.
Mis manos, ciegas, se apagan.

Siento que le necesito.
Él, por mí, no siente nada.

La esperanza es un gran guante de cuchillas afiladas
que la verdad se coloca cuando descuido la guardia.

Todo el vacío me pesa.
Nadie encuentra mi mirada.
Nadie busca mis secretos.
Nadie mi boca reclama.
Nadie recoge las lágrimas de los años en mi cara.

Y tú, que no me conoces,
que de mí no sabes nada,
que en tu vida no me has visto
que no escuchas mis llamadas.

Dime qué mágico impulso llevó hasta tí mis palabras.
Dime qué espejo de aire, dime qué antena de agua,
dime si ha sido aquel roble que rozaste con tu palma.
Dime cómo las estrellas, que vigilan y que guardan
las angustias y las penas,
las alegrías, las almas,
han llevado hasta tu mente, mi soledad descuidada.

Dime que ha sido mi nombre o la sangre o la distancia
la que ha unido mi llanto a tus "Gritos de esperanza".

Y has leído los secretos que mi vientre encadenaba.
Has encontrado mi libro de sombras en mi ventana.
En los giros de tu voz, ha llegado la mañana
y el aire, nuestro aliado,
recogió de tu guitarra
las notas de tu consuelo
y con una dulce forma de mano desconocida
acarició y despertó
mis alegrías dormidas.

En unos segundos ví la luz que tanto buscaba
y escuché en unos segundos vocales que encadenaban
a cada cuerda una vida, a cada tecla una marca,
y en sólo quince segundos en una receta arcana
el sol salió para mí a las tres de la mañana.

Continuará siendo anónima
mi presencia en tu mirada.

Deja que mi rostro guarde
la caricia de tu alma.

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Maria Teresa Aláez García.
Publicado en e-Stories.org el 28.03.2007.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Emociones" (Poemas)

Otras obras de Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Madrugada1 - Maria Teresa Aláez García (Vida)
Love - Christina Dittwald (Emociones)
Poppies - Inge Offermann (Pensamientos)