Maria Teresa Aláez García

DIOS, TUMBA, SABIO.

.... 

 

A pesar de todo hay que seguir viviendo... pero no sólo pensar en uno mismo sino también en quien está como estuvimos nosotros cuando íbamos a peor y en quien no puede ni llegar a estar a nuestra altura. Cada uno somos la fibra de un hilo que teje un gran tejido que es la humanidad. Somos un grano de arena para el planeta.  Mejor tejer para crear, ser grano de arena para embellecer. Si una fibra está mal hay que curarla y ponerlo todo en condiciones. No negar la evidencia ni cubrirla ni ignorarla; eso es mentirnos a nosotros mismos y negar la realidad. Así no se soluciona nada. Y mintiendo, menos todavía.

El sol está ahí para todos por igual.  Llueve más o menos para todos sin distinciones. La naturaleza va equilibrando cambios e intenta solucionar los errores humanos. Dicen que es amor de madre.  Yo diría que es una mujer maltratada por el ser humano en su vigilancia por la madre tierra. Una novia abusada que ve cómo sus desvelos son infamados por los amigos de su novio quienes se maltratan unos a otros y encima, destrozan su casa y atentan contra sus vecinos.

Insensibles. Provocan estados furiosos.

Esto provoca un odio a los hipócritas y a los mentirosos.

¿Seríamos capaces de hacer que la luz de nuestro conocimiento no nos alumbrara sólo a nosotros y alumbrara soluciones para que todo se fuera equilibrando? Nuestros actos, nuestras acciones con los otros, dejar el yo en favor del nosotros...

Fieras tormentas eléctricas llevan hacia el oído del hombre el lamento del sufrimiento causado por su egoísmo y ambición hacia su semejante.

 

Pero los fuertes vientos dirigen nuestros débiles pasos hacia la búsqueda de nuestros caminos. Entre las impetuosas olas del mar donde provocan tsunamis apasionados. Entre las silenciosas arenas del desierto donde descubren terremotos de sentimientos. Entre los interpérritos hielos donde hacen surgir volcanes de deseo y respuesta que dan lugar a tempestades de furiosa lluvia que limpian de odio y destrucción, dejando la paz entre la foresta...

Surgiendo entonces...

La luz de nuestro interior que  nos conduce dirige hacia el cariño, la bondad, el amor... entre todos los seres de la tierra...

 

 

 

 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Maria Teresa Aláez García.
Publicado en e-Stories.org el 30.10.2008.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Experimental" (Relatos Cortos)

Otras obras de Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

No entiendo nada de lo que dices. - Maria Teresa Aláez García (Experimental)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)