Maria Teresa Aláez García

Arte. Sentimientos.

ARTE, SENTIMIENTO.

Cuando una persona crea una obra de arte, llamese un cuadro, una composición musical o literaria, una coreografia de una danza, una interpretación teatral, una pelicula, la representación sobre piedra, bronce o madera tallada o, simplemente, un edificio o la estructuracion de una ciudad, no solo coloca en ello un aspecto cientifico sino tambien un aspecto emocional. El alma, el “duende”, esa magia que hace que la persona que escuche u observe el resultado pueda a su vez manifestar una respuesta, otro sentimiento. Positivo o negativo aunque se espera que sea positivo y que con el arte, el espiritu se eleve y tenga mas ansia de conocimiento.

Pero no se puede agradar a todo el mundo. Somos seis mil millones de personas, todas distintas y en algunas cosas, parecidas. Y cada persona tiene unos gustos que lo diferencian de las otras y que mientras no sirvan para hacer daño a si mismos o a sus semejantes, son totalmente respetables y no se deberian rebatir si no se desean imponer sobre los demas. No se puede obligar a nadie a que le guste algo. Ni a que le disguste. Cada cual tenemos zonas diferenciadas y trabajadas en nuestro cerebro y según nuestros genes, y ademas estimuladas de tal modo que podemos ser sensibles a unas cosas si y a o tras no.

Por ejemplo. En casa somos cuatro hermanos. Por las dos partes, paterna y paterna, se es buen catador y aficionados a la copita de vino. En la parte paterna incluso se tuvo viñas, se pudo tener cosecha propia y todo antes de la guerra. Mis dos hermanos y hermana tambien son aficionados a tomar vino y saben catarlo. En mi caso, no lo soporto. No me gusta el vino, lo encuentro agrio y se catarlo pero a la inversa: cuanto mas agrio es, peor me sabe, mas fuerte me huele y menos puedo soportarlo, mejor es el vino. Solamente algun vino dulce muy de cuando en cuando o el cava y la cerveza, pueden entrarme. Pero el vino, no. Y no hay manera de que pueda lograrlo y no ha sido por faltar una buena educación en cuanto al vino y a sus clases y a reconocerlo y tal. Igual ocurre con el tabaco: todos fuman menos yo. Y solo se reconocer el tabaco de pipa que tiene un olor dulce y señorial pero el resto del tabaco me huele a suciedad y a rayos. Cosas de la genetica. ¿Es por esa razon malo el vino o es malo el tabaco? Tomados en su medida justa, no lo son. En exceso si, pero porque perjudican a la salud y por consejo medico, hay que medirlos. De ningun modo sera porque no me guste a mi.

Ello no nos hace a ninguno de los miembros de la familia ni mejores ni peores. Simplemente somos distintos. Tenemos otras cualidades que pueden aproximarnos al igual que pueden alejarnos pero nos distinguen, ademas de nuestras caracteristicas fisicas, nuestros gustos. Si esto ocurre entre hermanos, mucho mas entre familiares consanguineos mas lejanos, entre vecinos, amigos, etc…

Tendemos entonces a agruparnos para convivir con nuestros semejantes en paz y con el menor numero de trifulcas y de desconciertos posibles. Buscamos la paz, interior y exterior, la seguridad y el desarrollo en armonia. Pero siempre hay quien tiene un carácter mas rebelde, por educación o por inseguridad, falta de cariño, inmadurez. Y hay que ayudar y reconducir la energia de esa persona para que se sienta integrada y para que sea util.

Normalmente la gente cuando se agrupa busca el modo de identificar al grupo ante los otros grupos y eso lo hace por manifestaciones como banderas, idioma, un himno, un emblema, un escudo. Para sentirse seguros, lo toman como formas de identidad y lo defienden a capa y espada para seguir sintiendose ellos mismos y seguir manteniendo la paz y la estabilidad.

Ocurre que algunos grupos son mas pacificos y en cambio otros son mas agresivos. No recuerdo bien pero en algunos grupos, se tenia la costumbre de expulsar a los individuos trangresores como castigo aunque luego se les volviera a readmitir. Todos no volvían y si lo hacian era seguidos de otros como ellos, llenos de odio o resentimiento. Los grupos ponian unas normas para poder mantener dicha paz y estabilidad y ellos no querian seguir esas normas, no les parecian adecuadas. Puede que en aquellos tiempos primitivos que la gente no tenia una facilidad de comunicación, fuera mas difícil pero hoy en dia habiendo mejores maneras de comunicarse, parece increible que la gente se siga soliviantando y rompa su armonia y lo que es peor, que los grupos mas numerosos intenten anular a la fuerza a los minoritarios. Asi no se consigue vivir en paz.

A veces los grupos minoritarios para evitar las matanzas, asumieron identidad o cultura de los pueblos mayores y lograron sobrevivir pacíficamente y hacerse mas grandes sin perder su identidad inicial y simplemente agregaron nuevos elementos que ellos asumieron como pudieron. Esa flexibilidad y esa conciencia de cambio ayudo a  la supervivencia.

Las manifestaciones artisticas son una importante prueba de identidad. Un pueblo determinado elige la obra de uno de los suyos en cualquiera de los campos del arte porque se siente identificado en ese momento con esa obra. Esto puede cambiar, por supuesto. La gente no ha tenido los mismos himnos toda la vida aunque en algunos casos los haya muy antiguos. Ni los escudos, enseñas, ni siquiera a veces el idioma. Todo evoluciona.

Elegir una obra de arte para representar el estado de animo de un pueblo no esta mal. Como identidad. Elegirla para ayudar al pueblo a crecer y animarse, tampoco. Elegirla para arengarlo y soliviantarlo en contra de los otros pueblos es penoso y nefasto. Cuando se divide a un grupo para tener poder sobre ese grupo o cuando se lanza a un grupo contra otro para tener ese otro poder, esa persona o ese colectivo actua de modo cruel hacia ambos grupos.

El arte deberia ser utilizado para hacer crecer a la gente espiritualmente. Educarla para que vaya haciendose mas sensible y vaya disfrutando del arte paulatinamente. Esta educación es una estimulacion y puede ser muy positiva, sobre todo si ademas se canaliza la energia hacia construir. Nunca para destruir. Arengar para matar es cruento pero arengar para bailar o festejar es evadir a la persona y canalizar el exceso de energia de un modo mas sabio.

Como ejemplos, solo puedo poner los que conozco en dos ciudades españolas.

En la ciudad donde vivo ahora, en la provincia de Alicante, me integre en un grupo de danzas donde ademas de bailar, ayudaba  la rondalla con la guitarra. Fue el mas bonito aprendizaje sobre cultura valenciana que tuve.

Al venir de otra ciudad que habia tenido otro bagaje distinto, me quede asombrada con la diferencia de dos pueblos costeros del mismo mar y que solo al pasar la frontera de una provincia tuviera semejantes diferencias. De idioma, de costumbres. En Cartagena, con una tradición militar, mas centrada en la Semana Santa que se prepara todo el año y que se celebra con seriedad o pompa según las circunstancias, donde los penitentes desfilan con una exactitud sorprendente en los pasos y en las paradas, con el cuidado que exige llevar los tronos. Con la precision musical elegida para cada momento, el brillo para los domingos de Ramos y Resurreccion y la oscuridad y lentitud para el viernes santo, con las saetas, el olor a vela, incienso, la preparación, los dulces y caramelos, los mantos de las tallas y sus historias, las elecciones. Todo llevado con prudencia, con misticismo, con humildad y la publicidad justa. Aun asi, siempre hay opiniones a favor y en contra. Pero es el modo que tienen estas personas de vivir la Semana Santa. Las fiestas de Cartagineses y Romanos tienen otro color pero no dejan de tener la misma prudencia, la misma rigurosidad en los desfiles, la precision milimetrica y el brillo de los trajes. No se baila. Se desfila y se realiza algun juego con los brazos pero siempre mintiendo los esquemas estudiados en la tropa que ha estado ensayando durante el año el desfile y estudiando el recorrido. No dejan de llevar la tradición procesional a la fiesta profana.

En el caso de La Vila Joiosa, es al reves. La fiesta es la fiesta, la de Moros y Cristianos, donde  se reproduce la batalla en la que Santa Marta ayudo a expulsar a los moros de la ciudad, deteniendo las balas con la mano, según dicen. Son fiestas llenas de colorido. Se baila desfilando. La musica es brillante. Las compañias ofrecen lo mejor que tienen al igual que los festeros y dan al visitante una acogida especial. Pero la musica forma una parte fundamental del todo. Las marchas moras, fastuosas. Las marchas cristianas, quizas menos fastuosas pero tambien muy sentidas y brillantes. Se hace mas humilde a lo cristiano y mas rimbombante a lo moro. Hasta la comida, los trajes, los escenarios donde se representan las embajadas, todo es luz,  es explosion de vida. Tras las ceremonias o desfiles, acuden los festeros a las peñas donde cenan y salen con las bandetas, hasta altas horas de la madrugada, a bailar a la puerta de la peña o por las calles de la ciudad. Esto se reproduce tambien en las fiestas de Llagrimes, el dia ocho de mayo.

En semana santa, ocurre justo lo contrario que ocurre en Cartagena. Salen los pasos pero bailando. Los penitentes hacen danzar a los hachotes al ritmo de la musica que viene detrás que por mucho que quieran, no deja de ser brillante. El dia del miércoles santo, apagan las luces para dar solemnidad al silencio y el año pasado y este, se trajo a unas compañias de tambores de Calenda, Teruel porque hasta entonces, els tabaleters y los tambores que tocaban, no podian resistirse a  seguir los ritmos de las marchas festeras. Hay penitentes, se procesiona y se llevan los tronos con la pasion pertintente y una gran energia pero la fiesta brilla. Es distinta, agradable de ver, por supuesto, donde las xirimitas y tabalets y las Xarangas tienen tambien su lugar fundamental pero a veces resulta extraño. Y son igual de respetables y dignas de elogio que las de cualquier otro lugar y yo las recomiendo. Las Juntas de Cofradias estan todo el año haciendo reformas, preparando los distintos actos y salen muy bien.

Retomo el texto entonces en la parte del grupo de danzas. Ahí entendi muchisimas cosas y aprendi muchas otras. En esta ciudad o en esta comarca, son personas muy trabajadoras, muy dinamicas, dispuestas y rapidas pero a su vez, son tranquilas y pausadas en el habla, rapidas de mente y saben disfrutar igual del ocio que del trabajo. Que no falte de nada. Canalizan entonces las posibles energias sobrantes que a otra persona la pueden impulsar a cometer algun error, por medio del cante y del baile.

Yo no habia intepretado nunca una cancion funeraria para la muerte de un niño. Y menos que se bailara en los entierros. Parece incongruente pero hasta no hace mucho, se hacia asi. Cuando fallecia un niño, se bailaba y se hacia bailar a los padres para, de este modo, ayudarles a atenuar su pena. Tampoco se les dejaba solos en el duelo. De hecho, acuden a los duelos las familias, vecinos, amigos y pasan la noche entera. Siendo asi, que en lugar de llorar sin parar como hacen las plañideras gallegas, ellos usan la musica como instrumento de evasión, no es extraño que sea un pueblo que tienda al equilibrio. No digo ni el mejor ni el peor sino un pueblo que quiere crecer, aprender y que usa recursos magnificos para poder salir adelante en los momentos difíciles. 

El himno de Valencia es precioso. Muestra la grandeza y brillantez de un pueblo trabajador. “De Morella a Guardamar” como decia el poeta.  La fastuosidad del viento metal, el empuje de las voces humanas que parecen interpretar “cara al vent”.  Otras canciones mas antiguas se disputan el honor de ser el himno pero tendrian que competir muchisimo porque cada pueblo o ciudad elegiria la propia para convertirla en himno y de lo que se trata es de unir, no de ir separando. De construir, no de ir deshaciendo.

El himno de Cartagena tambien es precioso. Es grandioso, mas rapido y menos fastuoso, mas severo dentro de la linea de sus gentes pero con un gran final que engrandece la calidad milenaria de la ciudad. Sin olvidar a su patrona. Hay tambien otras canciones populares, pasodobles, habaneras pero se eligio el himno que poco a poco va tomando posiciones.

A destacar en la ciudad donde vivo,  se interpretan mucho, para bailar, dos marchas: la mora “Ximo”, el “Paquito Chocolatero” y algunas marchas cristianas. En Cartagena, se lleva todos los honores la Salve Cartagenera.

Otros himnos que yo destacaria serian el himno gallego, tranquilo, mas sereno, pausado como lo es aquel paisaje que aunque tocando al oceano y al embravecido mar Cantabrico, no deja de ser un lugar de ensueño. Tambien Els segadors, el himno catalan que describe una circunstancia negativa y transforma en musica un sentimiento de pena, un sentimiento derivado de una situación historica fatal.

Y es que todas las canciones que representen hechos del ser humano, solo en la transmisión de sensaciones, en conservar un recuerdo, en la composición de su musica y en la redaccion de sus letras, todas merecen tener un lugar de respeto y consideración y deberian ser tratadas como un tesoro historico en lugar de ser usadas como un instrumento de ataque y defensa. Aprenderiamos mas unos de otros y podriamos intengrarnos, entendernos sin perder nuestra identidad. Porque en si un escudo, una bandera, un himno, no hacen daño si no el uso que hagamos nosotros de ellos.

Los seres humanos, con nuestras libres decisiones, siempre tenemos la ultima palabra.

Ah, por cierto. Els segadors y l’Estaca. Yo las aprendi de niña, en Cartagena, a los siete años mas o menos. Aun ni siquiera estaba asfaltado mi barrio. Al encontrarse de camino hacia el tercio de Levante, tercio de infanteria y enfrente de una de las entradas al Arsenal, muchos militares que hacian el servicio militar bastante lejos de su casa, alquilaban un chalet - mi barrio estaba formado por chalets, solo habia un edificio de pisos – entre varios que les salia mas baratos y dormian fuera del cuartel el fin de semana. Esos fines de semana, los niños y adolescentes nos quedabamos jugando, siempre bajo la atenta vigilancia de padres y madres – no eramos niños de la calle ni callejeros – hasta la noche, jugando al mate o al escondite. Los mas mayores sacaban las guitarras y nos enseñaban canciones. Entonces venian aquellos muchachos y se unian a nosotros. Eran tiempos en los que vivia el Generalisimo. Y aprendi un monton de canciones revolucionarias. Algunos de ellos tocaban instrumentos en el ejercito y en las bandas de su pueblo y se los traian. Los conciertos de jazz  y blues que pudimos montar… Alli no habia ni gallegos ni catalanes ni vascos ni murcianos ni andaluces ni madrileños. Alli habia un grupo de jóvenes que estaban obligados por una situación impuesta por el estado, intentando pasarlo lo mejor posible y atosigados por un grupo de niños y adolescentes que no hacian mas que pedirles que les enseñaran a tocar la guitarra, el clarinete, la trompeta… y la musica como nexo de union.

Ya ven ustedes. No nos fusilaron a ninguno y todos los fines de semana rompiamos el toque de queda.  Y por lo mal que cantabamos, seguro que nos mereciamos la cruz y la espada. Tuvieron mucha paciencia aquellos jóvenes con nosotros. Hasta en las nochebuenas, nos ayudaban a  prepara los villancicos para pedir el aguinaldo. Nosotros mantuvimos la costumbre hasta el año 1.985 mas o menos. Posteriormente creo que se fue perdiendo.

 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Maria Teresa Aláez García.
Publicado en e-Stories.org el 02.05.2009.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Cotidiano" (Relatos Cortos)

Otras obras de Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

En seis minutos - Maria Teresa Aláez García (En serie)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)