Maria Teresa Aláez García

Eluqbracioni

 

 

ELUQBRACIONI

Hoy han desfilado las bandas y charangas que participaran en fiestas, acompañando a las distintas peñas y “filas” de festeros o “festers”. Enfrente de mi casa esta la sede de la Asociacion Santa Marta y se tiene por costumbre pasar a saludar a la santa cuando se camina en una procesion o desfile. Esta santa es la patrona de la ciudad.

 

No ha faltado la explosion de color, de luz y de musica. Trajes de festeros de moros y cristianos de las distintas compañias. Algunos realmente originales. Otros repetian con los uniformes de los años anteriores.  La luz vespertina iba desapareciendo pero la iluminacion artificial de farolas y candiles la suplieron con creces, asi como los brillos de los  trajes de los participantes y los de los instrumentos que portaban los musicos. Dorados, plateados, bien pulidos y limpios. Y ellos y ellas, bien uniformados. Ha habido estrenos de algunas marchas. Tambien ha habido fuegos artificiales, petardos y demas elementos ruidosos que dan el ambiente a la fiesta.

 

Para algunas personas, de ciertas “clases” de esas que no existen, se supone, porque hemos entrado en el siglo XXI y las “clases sociales” estan abolidas aunque persisten subliminalmente y no como clases escolares – sea refiriendonos al conjunto de alumnos de un curso determinado o al aula que los contiene – sino como estamentos de esos que habia en la Edad Media y se suponen abolidos por nuestra “prospera y eficiente asi como rica, generosa y atenta” sociedad occidental, este tipo de diversiones es para “el populacho” entre el cual se encuentra la gente sin estudios ni patrimonio o la que no tiene gustos, todo, claro, medido segun su baremo principesco o, segun ellos, elitista. Al menos los hindues, dentro de su pobreza y atraso, son mas sinceros, pues mantienen su igualmente injusta sociedad de castas pero ellos no lo ocultan bajo una fachada de progresismo y de concienciacion social positiva falsa. Tienen mala idea y lo muestran abiertamente y tambien permiten que alguien vaya a poner remedio.  Resulta curioso como dividen las castas. Los brahmanes son la casta superior, porque salieron de la boca del dios y son los sacerdotes. Vaya, mentirosos y manipuladores, pues viven del ingenio. Ahi metia yo tambien a los banqueros y a los politicos, pero los hindues los separan. A los banqueros los meten en la tercera casta, la que salio de las caderas – tambien curioso, para fastidiar a los semejantes  con cuestiones viscerales como las necesidades propias del ser humano y el dinero, pero no con las mentales y ademas son educados por los brahmanes – y se llama vaishias y a los chatrias, que salieron de los hombros, seguramente para aguantar la cabeza que es la que debe de gobernar el cuerpo. Pero gobiernan los hombros en este caso, no la cabeza. Hacen bien.  Mas vale estar ciego para poder mandar barbaridades como hacen los politicos de hoy en dia que si no son ciegos, se enciegan solos cuando el oro y el dinero pasan dentro de sus cuentas, de sus bolsillos o de su patrimonio. Aunque hay que tener cuidado con los funcionarios y los dirigentes de las clases de las dos castas porque van por ahi sacando secretos de los expedientes y de las economias de los ciudadanos de las dos castas inferiores – eso esta prohibido, al menos en España – y contandolo abiertamente entre ellos. Un funcionario no puede dar a conocer la situacion economica, social, etc... si no esta requerida por un juez o por la policia y en nuestro pais existe el amiguismo por el cual aqui se entera todo ser humano de donde guardamos los calzoncillos y de que color los usaremos mañana por la mañana – o las bragas -. Cosa punible, por supuesto. En la India, las castas han de estar separadas, excepto para la enseñanza. Imagino que en todos los sitios cuecen patatas.  Por ultimo, la casta de los shudras, el cuarto estamento. En nuestra sociedad los shudras estarian unidos en parte con los vaishias pues son alfareros, empresarios, aunque los vaishias son comerciantes con mas solera. Estarian todos en el tercer estamento. En el quinto, los parias. Lo que no se dice es el como eligen a los miembros de cada casta. Son muchos en la India  y han ido subdividiendo las castas progresivamente. Pero a ver... nacen en la casta, o son elegidos por los que dirigen las castas o a ver como saben a que casta pertenece cada cual.  Por herencia o nacimiento o por que razon.  Puede haber parias ingeniosos o guerreros que no hayan de ser parias precisamente.

 

Habria que figurarse a los parias tirando petardos, encendiendo fuegos artificiales y tocando en las bandetas para entretenerse, cenando en las peñas con marisco y con cordero y patatas, ademas de varios tipos de embutidos, verduras y platos de la region,  y desfilando alegremente mientras los brahmanes hacen sus meditaciones, oraciones, su vigilia y comen – se supone, yo no me lo creo porque son los que mejor viven – frugalmente y escuchan su musica elitista, los guerreros se preparan para dormir y entrenar, serian deportistas en todo caso, con su regimen y sus descansos y a los comerciantes enriqueciendose a costa de los parias, vendiendoles la carne, verdura, ropa, etc... Como habemos en este mundo gente para todo, a cada cual le puede gustar la tranquilidad, la juerga, hincharse a comer como bestias o no cenar nada.  Todo es igualmente aceptable y en este mundo manipulado por quienes tienen mucho dinero y nos han convencido de que unos trozos de metal dorado, llamado vulgarmente “oro” que estaria haciendo un mejor servicio en satelites y cohetes para llegar al espacio que en las arcas estatales haciendo que los ricos se enriquezcan mas y los pobres se empobrezcan tambien mas y peor, son un dios al que debemos toda nuestra vida y nuestra existencia como seres humanos; total, un juego inutil inventado por los fenicios que fueron mas listos, para engañar, manipular y quedarse con la confianza y la buena fe de todas las tribus que tenian alrededor, robarles limpiamente y dejarlos con una mano delante y otra detras, matandose que era lo suyo o teniendolos comiendo de su mano y  a su servicio por un pedacito de cosa dorada, pues en este mundo, todo o casi todo – menos lo que digan los dueños de los papelujos verdes o azules – vale.

 

Si nos dieramos cuenta de que el valor a las cosas se lo damos nosotros y que las cosas en si no tienen valor alguno, al igual que las personas, otro gallo nos cantaria. Bueno, del valor de las personas se ha enterado todo el mundo pues ya se sabe como manipularlas convenientemente para que actuen segun nuestra conveniencia. Y el dinero es su zanahoria, la del burro, su punto flaco.

 

Ha sido maravilloso ver salir a las bandas tocando. Ver los nuevos instrumentos, distinguir los modelos antiguos – vimos trombones bajo, trombones contraltos – escuchar las marchas estrenadas, otras antiguas, pasodobles, musica contemporanea e incluso a Strauss, Schubert y Mahler en las presentaciones. (No, no falto Bach pero se hace mas uso de el en Semana Santa).  

 

Cuando yo era niña, cuando lo eramos todos los hermanos, tambien recuerdo haber recibido esa educacion de “Son cosas de la gente del pueblo, ignorante, sin educacion. Todos son borrachos vomitando y fumando puros, ensuciando las calles”. Y a los catorce o quince años, me invitaron a ir a una peña de esas que era “la piel del demonio”. La familia me dejaba ir de dia y por la tarde pero no de noche. Hasta que supieron que entre los que me invitaban, supuestamente “ignorantes, sin educacion y borrachos, drogadictos, etc... “ habia dos estudiantes de Biologia, otro de Derecho, otro de Economicas, una administrativo y, claro, eso ya hacia que la cosa cambiase. Se dedicaban a revelar fotos y estudiar tecnicas de fotografia y revelado en la Biblioteca Municipal. Asi que aprendi muchisimas cosas nuevas. Entre ellas la famosa historia de Wifredo el Velloso con el rey Carlos el Calvo – no, no habia ocurrido en la guerra civil y menos en el Alcazar de Toledo so pena que alguien alli repitiera la escena... ¿para nuestra bandera rojigualda? Asi dicen que el movimiento de la historia es pendular, no me extraña - . Tambien fui afianzando los rudimentos del dialecto “vilero” y empece a distinguir entre los idiomas o dialectos valenciano, catalan y vilero.  Aprendi a bailar en las filas,  a seguir a los musicos, a desfilar, a no mancharme de alcohol ni vomito – yo no bebia en aquel entonces, comence muchisimos años despues, sobre los treinta, a coger la botella de vino “Malaga Virgen” acompañandolo  con nueces en navidad y era suficiente -  y tampoco es que viera muchos borrachos que vomitaran. Eso si, burradas realizadas por los festeros, presencie algunas.  Pero quienes las cometian parecian pasarlo bien y no hacian daño. O a mi me ocultaban mis amistades las que hacian daño.

 

Asi que pase de cierta existencia gris,de quedarme en casa viendo la tele sin salir o acudiendo a la playa a reflexionar, escuchando a la familia tantas tardes, estudiando  o escuchando musica, a embriagarme del colorido de las fiestas, a saber divertirme – me hacia falta – a conocer que la gente, mal que nos pese, seguimos siendo todos iguales aunque con rasgos que nos diferencien un poco y que somos igual de respetables aunque nuestros gustos sean dispares y a que hay que mirar un poco detras de cada situacion, de cada acontecimiento, no dejarnos llevar de la superficialidad. Cierto es que hay mucho ruido en las fiestas: los timbales bailan sin cesar de un lado a otro de la ciudad, los instrumentos no pierden su brillo, la polvora hace acto de presencia una semana entera, pero tambien – ¿no estamos esclavizados por el dinero y la clase social? – hay quien gana dinero con todo ello y criticandolo o provocando su desaparicion, forzamos a quedarse a familias enteras, sin recursos. Personas que viven de la polvora, de los fuegos artificiales, estudiantes que se pagan su curso entero y su estancia tocando con las charangas en verano, personas que forman una tradicion en cuanto a trajes y accesorios festeros, en cuanto a la construccion de “arsenales” falsos, carrozas, aperos, etc... – todos de las castas tercera y segunda, creo, pero la segunda ya formando parte de una falsa parafernalia – y los sacerdotes, preparando triduos, misas conmemorativas, de difuntos, para quienes participan. Ah, si, la segunda casta esta presente: los politicos, bien disfrazados, o dirigiendo el desfile o finalizandolo, junto a la Reina de las Fiestas.

 

Antes, me gustaba disfrutar de lo positivo de la sencillez de las cosas. Veia el mal, todos los dias. No me hacia falta salir de mi casa. Ya mis padres se preocupaban de mostrarmelo diariamente. Veia en mis compañeras, en mis vecinos, la codicia, la envidia, la actuacion rastrera, la mentira, la ocultacion, la negligencia. Y yo pensaba en sobrevivir lo mejor posible en aquel mundo proscrito, donde nadie es amigo de nadie, ni siquiera de si mismo. Asi que me empeñe en ver lo bello del mundo y de la gente, que tambien existia. Y al sacar de la gente lo bello, recibia lo bueno tambien.  Puede que pensaran de mi que era una inocente pero no me importaba. Creia en lo que veia, en que al igual que todo tiene una cara negativa, tambien tiene una cara positiva y lo practicaba y me salia bien.  Sufria mucho menos – no necesitaba llevarlo tanto dentro de mi – y la gente tambien se sentia mejor teniendo un peligro menos del que ocuparse. Claro que se seleccionar: hay cosas que me gustan y cosas que no. Pero sabia pasar por encima de mis gustos y elecciones para ganar una sonrisa. Mucho tiempo despues, al saberlo, la gente me preguntaba: ¿Y por que no lo dijiste antes? La respuesta es sencilla: no era necesario.  Me valia mas ver la sonrisa de una cara de satisfaccion que mi provecho propio. Tal y como hoy. Mientras mi familia permanecia encerrada y sentada ante el ordenador y la consola, como “sesudos pensadores, actuales que no se meten en esas cosas de barriobajeros”, serios, tristes, melancolicos y oscuros, en esa oscuridad donde yo he estado metida tantos años y de la cual me estoy, poco y duramente, desprendiendo asi como de la obesidad a la que se llega por la inactividad – solo salia a duras penas a llevar al niño al colegio o a tender la ropa – yo miraba asomada desde el balcon, recibiendo los rayos del crepusculo sobre mi piel y la tristeza melancolica de la luz que pretendia hacer decaer energias,  a los musicos y a los compositores, a los festeros y a los visitantes. Color, luz, ruido, musica.  Alegria. Vida, sobre todo vida, mucha vida. Conjugue la filosofia barata del razonar sin sentido con el alegrarme, como habia hecho durante tantisimos años, de ver a la gente feliz, divertirse, sin tener en cuenta clases sociales, estudios, bellezas o medios economicos – aqui, en fiestas, en las peñas, la bebida es gratuita y a veces la comida tambien y a mi me sabe fatal no poder corresponder – y sin pararme a pensar en por que no estoy ahi abajo con ellos, o por que a mi no me eligen o por que no toco en la bandeta o .... a saber. ¿De que sirve? De nada. A cambio, tengo en la esquina (“Preparate en fiestas, a pasarlo mal, tenemos una compañia en la esquina y estaran tocando dia y noche”) todas las tardes y noches, conciertos. Hoy hemos empezado. Las distintas bandas han estado paseando por la ciudad y he escuchado seis horas, comodamente, desde mi casa, de concierto ininterrumpido. Desde “Paquito chocolatero” pasando por la “Marcha Radetzky” y “Ximo” o “España Cañi” hasta el “Lalala· de Massiel, el “Nena” de Miguel Bose,  o el “Amigos para siempre” de Los Manolos asi como el “Help” de los Beatles. Las interpretaciones mas serias vendran en dias posteriores. Yo fui testigo, el año de la famosa borrachera que he descrito alguna vez, de la entonacion de la “Pasion segun San Mateo” de Bach enfrente del cuartel de los Bereberes. Pero como en ese momento estaba mezclando ginebra, vodka y anis, pensando que todo era agua, para bebermelo de un tiron, no se, igual fueron elucubraciones mias. O un Tajalli accidental. Pero si recuerdo, ahora que lo  pienso, al que tocaba la Trompa, con una voz de tenor, preciosa, con un vaso en la mano... pues si, pues si que fui testigo.

En cuanto a los estudiantes “borrachuzos y pendencieros” son ahora biologos de prestigio, reconocidos en el extranjero. El estudiante de derecho es un juez con sus oposiciones ganadas, la administrativo es maestra y hay un chocolatero que es sociologo. Eso si, aunque no viven en la ciudad debido a sus obligaciones, no dejan de faltar ni un año a estas fiestas, supuestamente “depravadas, para borrachos, gentuza del pueblo llano ignorante y populachera, amiga del jolgorio y de la vagancia” a participar, divertirse, llenarse del colorido y de la alegria, compartir musica, baile y preparaciones y conocer gente, asi como acoger a quien viene de fuera a disfrutar del desembarco o de las simulaciones de batallas y las embajadas. Y tanto participan ahora de la fiesta, ellos, sus parejas y sus hijos, como del “mig any” , de “llagrimes” y de otros tantos festejos que tiene la ciudad. Que para llegar a los cuarenta, deprimidos, amargados y llenos de angustia existencial, ya tenemos el dia a dia que nos hara envejecer veinte años de golpe y si a la vida no se le pone una gota de color y de alegria, o una de dos, o somos psicopatas, sociopatas, sadomasoquistas o amargados antes de tiempo. Si la angustia existencia, las manipulaciones, los engaños y la adoracion del dinero asi como la competitividad no van a desaparecer... pero esta bien tomarse una semanita de vacaciones de ellos ... ¿no?

Buenas fiestas. Feliz verano y besos.

 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Maria Teresa Aláez García.
Publicado en e-Stories.org el 25.07.2009.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Cotidiano" (Relatos Cortos)

Otras obras de Maria Teresa Aláez García

Did you like it?
Please have a look at:

Negligente y manipuladora - Maria Teresa Aláez García (Política & Sociedad)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ciencia-Ficción)