Carlos Mª Martorell de la Puente

El hombre cohete...

El hombre cohete, pintado de rojo inflamado y cargado de combustible, esperaba en la lanzadera su ejecución. Su sentencia a morir solo divagando en  los espacios, a morir solo perdido en la galaxias, era inapelable. Esperaba el momento de la ignición en el centro de la plaza, en la plataforma de lanzamiento, rodeado de un público selecto que rumoreaba deliciosamente. El hombre cohete había sido antiguamente el mejor analista de sueños del país y reputado malabarista. Barcelona latía como el corazón abierto de una ballena, como una espada agitada en el aire, como un niño llorando. El mar humeaba y apestaba. Las olas se repetían marrones y imitaban la ira y los insultos, la discusión de un matrimonio malavenido. Las mariposas nocturnas y otros insectos inclasificables asediaban las luces y los neones, el gas se expandía, las ratas se peinaban el bigote y discutían sobre los cuatro puntos cardinales antes de la estampida. Barcelona con una herida de bala era más hermosa aún. El hombre cohete consultaba el reloj y desde su frente privilegiada se adivinaba un lamento infinito que se prolongaría hasta los últimos rincones del universo. La sentencia se ejecutaría, la condena inhumana, el destierro más atroz, la represalia más cruel colmaría el caprichoso apetito del comendador frente aquel público tan selecto; la crema de la sociedad. La noche brillaba, las ranas silbaban en los charcos, la familia de enanitos dejó de coser calcetines y se preguntaban alegres por su futuro tan inesperado. Tomás acariciaba su revólver extasiado, profundamente enamorado. Nadie le suponía a Julieta tanta virtud, tanta nobleza, un corazón tan tierno; paseaba por las calles de la ciudad en su motocicleta, con sus cabellos agitándose en el viento saludando a sus vecinos y contestando las llamadas de sus amigas al celular con las manos libres. La consecuencia fue cruel, espantosa. El hombre de la luz, abatido, lloraba sentado en una acera. La luna sangraba coágulos de regla atrasada y de vez en cuando burbujas de leche agria. Cambios! Cambios!  
 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Carlos Mª Martorell de la Puente.
Publicado en e-Stories.org el 27.02.2011.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"General" (Relatos Cortos)

Otras obras de Carlos Mª Martorell de la Puente

Did you like it?
Please have a look at:

Todos como monos saltarines - Carlos Mª Martorell de la Puente (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)