Fred Schmidt

Tu querida cara

Nos conocimos como niños pequeños,
ya fuimos los dos al mismo colegio,
jugamos, aprendimos, crecimos juntos,
y un día, más tarde, llegué a ser tu marido.

Comenzó un largo tiempo divertido,
adelantamos entre sufrimiento y alegría,
hasta la vejez hemos sobrevivido,
la vida grabando hondos rastros en tu cara.

A mí la vejez me ha quitado la vista,
mis ojos se han mucho empeorado.
Pero eso decididamente tiene la ventaja

de que, mirándote, arugas no veo.
Veo tu querida cara reluciente y lisa
que me parece tan guapa como antaño.

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Fred Schmidt.
Publicado en e-Stories.org el 09.11.2011.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Matrimonio y Relaciones" (Poemas)

Otras obras de Fred Schmidt

Did you like it?
Please have a look at:

Responsabilité - Fred Schmidt (Política & Sociedad)
B E L I E V E - Marlene Remen (Guerra & Paz)