Francisco Manuel Silva

2.100



                                    Cierto día me vinieron a buscar,
 
                                    argumentando que era diferente,
 
                                    por mi aspecto y mi forma de pensar
 
                                    al resto de toda la gente.
 
 
                                    Supuestamente, yo era un hombre libre
 
                                    hasta que esas personas llegaron,
 
                                    portando armas de grueso calibre
 
                                    que directo a mi cabeza apuntaron.
 
 
                                    Me sacaron a golpes y empujones
 
                                    de mi cama aquella noche;
 
                                    no dejaron sin registrar rincones
 
                                    y me trataron como a un fantoche.
 
 
                                    Incautaron mis libros y papeles
 
                                    y vaciaron todos mis bolsillos.
 
                                    Cayeron monedas, algunos cospeles
 
                                    y también un atado de cigarrillos.
 
 
                                    Uno me leyó los derechos,
 
                                    otro me colocó las esposas
 
                                    y algunos andaban por los techos
 
                                    buscando quien sabe que cosas.
 
 
                                    Una van esperaba en la calle,
 
                                    con vidrios tonalizados, patente trucha
 
                                    y para no omitir ningún detalle,
 
                                    cubrieron mi rostro con una capucha.
 
 
                                    Me desparramaron sobre un asiento
 
                                    de la camioneta con brutalidad
 
                                    y chillaron sus ruedas en el pavimento,
 
                                    cuando arrancó a toda velocidad.
 
 
                                    Sobre el infierno que me esperaba
 
                                    alcancé a oír en sus murmuraciones,
 
                                    mientras uno de ellos me preguntaba
 
                                    acerca de mis perversas inclinaciones.
 
 
                                    Descendimos en medio de unas ruinas,
 
                                    en los suburbios de la ciudad,
 
                                    rodeadas de claveles con espinas
 
                                    y en el aire, olor a azufre y humedad.
 
 
                                    Transitamos un pasillo rigurosamente vigilado,
 
                                    inmerso en una gran cúpula de cristal,
 
                                    donde después de ser interrogado
 
                                    me condenaría el  “Supremo Tribunal”.
 
 
                                    Me ataron hasta por los codos
 
                                    sobre una camilla de metal
 
                                    y llenaron mi cuerpo con electrodos,
 
                                    para comenzar con la tortura fatal.
 
 
                                    Querían saber como había conseguido
 
                                    tan antiguo y peligroso material,
 
                                    que para “los contaminados” estaba prohibido
 
                                    y solo era atributo del Poder Gubernamental.
 
 
                                    En el 2.100, luego del holocausto nuclear,
 
                                    se ordenó exterminar la cultura mundana,
 
                                    para que los “Líderes” pudieran esclavizar
 
                                    a los sobrevivientes de la raza humana.
 
 
                                    De su biblioteca, muy rica en publicaciones,
 
                                    mi tatarabuelo salvó textos de mucha calidad,
 
                                    que la familia conservó por generaciones
 
                                    para no perder la verdadera identidad.
 
 
                                    No lograron obtener mi confesión
 
                                    en ese cuarto sin una ventana.
 
                                    Y fue así que tomaron la decisión
 
                                    de recurrir al rigor de la picana.
 
 
                                    Se propagó por toda la habitación
 
                                    el  fétido vaho a carne quemada,
 
                                    que era provocado por la secreción
 
                                    de mi piel reseca y contaminada.
 
 
                                    La libertad tardará tiempo en llegar,
 
                                    pero ya hay más de un instruido,
 
                                    que la sublevación podrá organizar
 
                                    para reconquistar este mundo oprimido.
 
 
                                    El Tribunal decidió por unanimidad
 
                                    mi solitaria y perpetua reclusión,
 
                                    pues resulta peligroso que la humanidad
 
                                    otra vez, haga uso de la razón.
 
 
                                    Entre estas cuatro paredes y un techo
 
                                    los años se me están yendo de a poco,
 
                                    tengo mis papeles y el suelo por lecho
 
                                    y en la puerta un cartel que dice: LOCO

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Francisco Manuel Silva.
Publicado en e-Stories.org el 17.01.2012.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Fantasía" (Poemas)

Otras obras de Francisco Manuel Silva

Did you like it?
Please have a look at:

UNA HORA... NADA MAS - Francisco Manuel Silva (Filosófico)
The Power of Darkness - Ramona Benouadah (Fantasía)
Growth - Inge Offermann (General)