Jacobo Santiago Alonso

mejores amigos

Lo recuerdo como si hubiese sido ayer.. La vi, con sus amigas, riendo y molestando como de costumbre. Desde ese momento supe que iba a ser mía, algún día, quizás...eso espero.

Tantos intentos para salir con ella, tantos intentos fallidos. Me gustaba, y yo a ella ni un poco. Era joven, no podía tomarme nada en serio y la deje ir, como si nada. Acepte el hecho de que sería solo su amigo.

Las cosas no cambiaron por 3 años. Después de una noche de peleas, y otras tantas de discusiones, me arme de valor para decirle lo que sentía. Esperaba un " yo también siento lo mismo" de su parte pero mi mente me la ha jugado tantas veces que ya estaba listo para que me volviera a rechazar.

Vaya sorpresa me llevé cuando me dijo que sentía lo mismo. Estaba tan feliz. Ya me había imaginado estando con ella en varias ocasiones y, por primera vez, ¡podría ser realidad!

Demasiado bueno para ser verdad, lo se...

Aun seguía confundida con lo que sentía y eso también me trajo muchas dudas a mí. Trate de ser lo mejor con ella, ser comprensivo y dulce. Pero no parecía tener resultados positivos.
Parecía que yo no lo importaba. Incluso, había peleas más seguido.

Las cosas estaban bastante mal. A veces me daban ganas de irme al carajo y dejarlo todo, por culpa de ella. Y por mucho que odiara esa frialdad, de alguna manera me gustaba que fuera así. Bueno, tenía que ser maduro para demostrarle a ella que estaba listo para estar con ella. También quería demostrarme a mí mismo, que estaba listo para algo serio. Pero a veces se me salía mi inmadurez y estupideces que me hacían pensar si aun me miraba como "algo más". Y estuve confundido por mucho tiempo.

Con el tiempo ella comenzó a creer que no podía ser lo nuestro. Y por mucho que yo insistía, no lograba nada. Me frustró mucho, pero la seguía queriendo, después de todo, es mi mejor amiga.
El tiempo pasó, yo tenía planes de irme al extranjero a estudiar. Ya faltaban pocos días para que me fuera a hacer los exámenes de admisión a universidades en otros países.

Salí con ella a tomar un café, y hablamos de los momentos que habíamos pasado juntos, los buenos recuerdos, cada momento tan especial con ella.
La seguía queriendo tanto, me gustaba más que nadie en este mundo. Nuevamente tome todo el valor que tenia y se lo dije, le dije lo mucho que lamentaba no haber sido su novio, y lo mucho que lamentaba no haber seguido luchado por estar con ella.

Entonces comenzó a llorar. Me dijo que me iba a extrañar, que no quería que me fuera. Dijo que ella aun me quería pero era muy ilusa para darse cuenta.

La abrazé lo más fuerte que pude y en ese momento intente darle un beso. Justo entonces, suena mi despertador.

¿Qué si lo recuerdo como si fue ayer? ¡Qué va! Si eso fue ayer...

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Jacobo Santiago Alonso.
Publicado en e-Stories.org el 03.04.2013.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Amor & Romance" (Relatos Cortos)

Otras obras de Jacobo Santiago Alonso

Did you like it?
Please have a look at:

A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)