Jesus Cano Urbano

El ruego

Cuidado con rogar a Dios.
 
No todos se percatan, al visitar las ruinas del centenario convento, del escrito que una piedra luce. El tiempo lo ha desgastado, se intuye que es un ruego a Dios con un muy marcado punto final.
 
Apartando el presente destapamos el pasado. Ahora ya no susurra ni da pistas, grita lo sucedido a los cuatro vientos:
 
El señor del castillo marchaba muy a menudo a combatir con los infieles. Su mujer, entre lágrimas y rezos, lo despedía con angustia. Las largas ausencias del amo consiguieron alimentar la infidelidad de la señora, que dando rienda suelta a su pasión se favorecía con uno de los jóvenes sirvientes. No lo eligió al azar, con él se suponía el menor de los peligros, pues nació con el don de la discreción... Era mudo.
 
Pendiendo de su egoísmo, no se percató de que el muchacho la satisfacía con excesivo gozo. No era otra causa que el amor... No un simple flecazo ¡Devoró a cupido!
 
En su obligado silencio rogaba por la marcha de su señor para amar a la bella dama.
Pero las esperas y desprecios lo de devolvían a la realidad sabiéndose un mero capricho.
Rezaba en su desesperación pidiendo un punto final de aquella agridulce historia que tanto lo atormentaba.
 
Una noche el soberano se anticipó en su regreso, sorprendiendo a su señora y al sirviente en plena traición. Ella, previsora y astuta, gritó y forcejeó pidiendo ayuda a su señor. Derramando falsas lágrimas al joven denunció.
 
El muchacho huyó desnudo y aterrado de su amo, que blandiendo su temida espada lo perseguía preso de ira.
 
Todo el feudo cerró sus puertas al oír los gritos del pobre diablo. Conocedores de la verdad, era mayor el temor al soberano que la intención de  mediar por el falso acusado.
 
Así alcanzó las puertas del convento. Más por mucho que las aporreó nadie le abrió. Tan solo consiguió la caída de un clavo que ya bailaba en la indecisión. Lo asió, y con angustia grabó en la piedra del muro una amarga plegaria:
 
“Dios, con mi voz nunca te pude rezar. Lee entonces esta plegaria. Dale a mi tragedia un punto final...”
No pudo terminar. Su amo le dio alcance asestándole la hoja de la espada por la espalda, la cual asomó por el pecho del desgraciado muchacho, y golpeó con la punta el final del grabado.
 
A pesar de que el tiempo casi todo lo ha borrado, aún destaca un marcado punto final.
 
Que un día te puede escuchar.
 
 
 
      Jesús Cano 

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Jesus Cano Urbano.
Publicado en e-Stories.org el 16.04.2013.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Vida" (Relatos Cortos)

Otras obras de Jesus Cano Urbano

Did you like it?
Please have a look at:

La esencia del alma - Jesus Cano Urbano (Cuentos)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Vida)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humor)