Macarena Merino Ramirez

Aullido de Sangre

     1


Wilsonville , Alabama.   Septiembre 2012.

Casi despúes de un año volvía a casa , pero Elizabeth no quería volver , no quería tener que seguir viendo a su ex novio con su mejor amiga , ya pasó por eso , y junto con el traslado de su padre , fue uno de los motivos por los que se fue. Bajó la ventanilla del coche y olía a pino , el bosque de Wilsonville estaba a ambos lados de la carretera , Elizabeth recordaba ese olor perfectamente , le recordaba a su infancia , a los fines de semana en la casa del lago con sus padres , y los padres de Eric su primer amor , estaba loca por el desde que tenía uso de razón y el solo le correspondió cuando tenían 15 años , luego ella conoció a Albert su ex novio y el conoció a otra chica del pueblo , entonces sus caminos se separaron. Elizabeth estaba nerviosa por reencontrarse con todos sus amigos y con ese amor de toda la vida: Eric , pero a la vez , no le apetecía volver allí , no sin su madre la cual falleció en un accidente de coche hace un año..Volver a esa casa dónde había vivido con ella , dónde ella la había enseñado a caminar , a hablar , donde habían jugado juntas en su habitación a las muñecas..En definitiva donde había compartido su vida con ella..La recordaba mientras miraba por la ventanilla y evitaba que algunas lagrimas brotaran de sus ojos. Metros mas adelante pudo observar el enorme cartel que le daba la bienvenida a Wilsonville y en unos minutos se adentraron en el pueblo.



Despúes de un año muchas cosas habían cambiado en el pueblo , hubo desapariciones y trágicos asesinatos , culpan a un puma que anda suelto por el bosque , pero la realidad era otra..No era un puma quien atacaba si no otras bestias de la noche.
En el salón de la mansión de Albert , Lilith saboreaba la sangre de su víctima mientras Albert intentaba que no llegase a matarla , tantas desapariciones harían sospechar demasiado , el la controlaba puesto que el deseo de sangre de Lilith era superior al de otros seres como ellos , vampiros. De repente Lilith dejó de beber , paró en seco y dejo caer el cuerpo de su víctima al suelo , Albert se extraó y ésta salió flechada hacia la ventana , abriendola y aspirando un aroma , sus ojos volvieron a ser inyectados en sangre , más que nunca y mientras Albert seguía sin saber que pasaba ella se limito a decir: Está aquí. 
La había reconocido , el coche de Elizabeth y su padre , Christian , acababa de pasar por la enorme mansión de Albert el cuál en cuánto escuchó eso salió a la ventana y allí la vió , pudo ver perfectamente a Christian conduciendo y de pasada a Elizabeth , se puso nervioso , incluso si no fuera por que ya estaba muerto podría decirse que su corazón latía a mil por hora. La estaba viendo , la chica a la que había traicionado , a la que había mentido y traicionado había vuelto al pueblo , pero él ya no era el mismo Lilith lo convirtió en vampiro y todo cambió.




Llegaron , Christian y su hija llegaron a casa , estaba totalmente cerrada , y los cristales tapados con cartones por dentro , ambos se bajaron del coche y los dos , sin quererlo hicieron el mismo gesto , coger aire y suspirar , echaban de menos a Elizabeth madre y sabían que la vida sin ella no sería igual en esa casa. Christian sacó la llave de la casa , la introdujo en la cerradura y abrió , entrando ella , Elizabeth lo siguió. Todo estaba tal y como lo dejaron antes de irse , con mas polvo , pero tal y como lo dejaron , miraron cada rincón de la casa con nostalgia y algo de tristeza y sin querer un par de lagrima brotaron de los ojos de Christian , Elizabeth lo vió y sin dudarlo se abrazó a su padre el cuál por supuesto , respondió aquel abrazo.
Despúes de sacar las cajas de la mudanza del coche , colocaron lo básico , alguna ropa en el armario y algunos objetos de valor sentimental , comenzaron a quitar las sabanas de los muebles de madera de cerezo y entre los dos , hicieron parte de limpieza en la casa. 

—Liz , cariño ¿Puedes sacar la basura? Yo voy a hacer la cena. —  Le dijo Christian a su hija , la cual no dudó en seguir ayudando a su padre , cogió la bolsa de plastico negra y caminó hacia el recibidor , abrió la puerta y salió de la casa.

La noche no era muy fría , pero si que se movían las ramas de los arboles con un aire no muy calido , se notaba que el otoño estaba llegando a Wilsonville , Elizabeth caminó hacia el contenedor de basura y observó la casa de al lado , la de una de sus mejores amigas: Caroline , las luces estaban encendidas y de repente la puerta se abrió y sí , era ella , era Caroline , tan guapa como siempre , con su cabello rizado de color negro azabache ondeando levemente debido a la brisa otoñal , Liz no sabía que hacer ¿entrar rápido en casa o saludarla? No le dió tiempo a pensar , Caroline la reconoció , tiró la bolsa de basura que llevaba en la mano y corrió hacia Liz emocionada , la abrazó con toda la fuerza que se podía abrazar a una persona y Liz , emocionada respondio aquel abrazo tan emotivo. Se separaron , con los ojos llenos de lágrimas de alegría.

— ¿Cómo no se te ha ocurrido decirme que venías?.— Reprochó Caroline a Elizabeth , ella se encogió de hombros , realmente no quería que nadie supiese sobre su regreso a Wilsonville , sabía que almenos debería haberselo contado a sus mejores amigas pero no lo hizo por miedo al reencuentro.
—Lo siento.— Es lo único que pudo decir para disculparse , Caroline negó con la cabeza y volvió a abrazarla , estaba incrédula , no creía que su mejor amiga hubiese vuelto , tenían que ponerse al día de muchas cosas pero obviamente , ese no era el mejor momento.
—¿Te veré mañana en clase , verdad?.— Preguntó Caroline , Liz asintió y ambas se separaron. —Estaré en esa puertecita a las 7 y media ¿de acuerdo?.— Liz volvió a asentir y ambas sonrieron , se habían echado mucho de menos y se notaba solo con verlas. Ambas tomaron su camino , Caroline tiró la bolsa de basura y Liz volvió a casa a cenar con su padre.



Albert se removía en su cama , no podía conciliar el sueño , necesitaba que fuese Lunes y verla en el instituto , pero más le valía seguir pensando eso solo en su cabeza sin que Lilith se enterase , una vampira como ella , enfadada , era peligrosa , mucho. ¿Qué pasaría cuando se reencontrasen despúes de un año , despúes de todo lo que pasó? ¿Serían amigos? ¿Desearía clavar sus colmillos en su cuello? ¿Podría mantener el secreto o quizás Liz se terminaría dando cuenta de que no es el mismo? Finalmente despúes de tantas preguntas..Cerró los ojos y consiguió conciliar el sueño.


Lilith no había vuelto a casa , estaba sedienta , no podía controlarse por más que lo intentaba , deambulaba por el pueblo buscando a su próxima presa y..La encontró , desgraciadamente la encontró , una chica pelirroja acompañada de su chico que la estaba dejando en la puerta de casa. Se dieron un beso de despedida y este se fue , mientras la chica pelirroja buscaba sus llaves , Lilith a velocidad vampírica se puso tras ella , la chica se asustó y se giró , al ver que era una chica suspiró aliviada y sonrío ofreciendole ayuda , Lilith sonrío de manera malévola , su rostro cambió sus ojos se inyectaron en sangre y sus colmillos salieron y sin piedad los clavó en el cuello de la chica mientras tapaba su boca con una mano para que nadie la escuchase gritar.

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Macarena Merino Ramirez.
Publicado en e-Stories.org el 17.05.2014.

 

Comentarios de nuestros lectores (0)


Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"General" (Relatos Cortos)

Otras obras de Macarena Merino Ramirez

Did you like it?
Please have a look at:

Pushing It - William Vaudrain (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Ciencia-Ficción)