Laureano Ramirez Camacho

LOS DUEÑOS DEL UNIVERSO

LOS DUEÑOS DEL UNIVERSO

 

Desperté de mis ensoñaciones con el espíritu abatido. Recordé retales del sueño, inconexos y sin sentido. Tejí una tela que los uniera, engarzando los recuerdos, y pensé que así es la misma existencia, que así son los diversos e ignotos mundos de los que creemos ser absolutos dueños, donde las mentes recrean lo imposible, y aún así nos sentimos cuerdos.

Las vivencias son experiencias, y no me refiero a placeres , sino a vívidas escenas donde lo normal es grotesco.

Dada le fue a los seres vivos la capacidad de soñar. De cierto sé que los animales, también disfrutan de estar, imaginando en vigilia, sus anhelos, su pesar, sus alegrías y sus penas, e incluso les vi llorar.

También a las flores fue dada, la capacidad de adornar a un mundo que, en su ausencia, carecería de beldad. Y le fueron dadas al planeta, alegóricas bellezas, impresionantes paisajes, muestras de la naturaleza que como objetivo tienen recordarnos nuestra pasajera existencia, como bálsamo contra la arrogancia, despertando el convencimiento de nuestra insignificancia cierta.

Y aún así erigimos ídolos, creamos dioses de la nada, luchamos contra los elementos, intentamos ser los amos de nuestro infinito universo. Pobre e ilusa humanidad! Cuánto nos ha intentado enseñar durante milenios, y cuán poco hemos aprendido de sus magistrales lecciones.

El sabio afirma “yo intuyo”, el ignorante “yo sudo”, el arrogante “yo mando” y el imbécil su espanto, demuestra con astucia, elevando los egos ajenos, y los que se sienten los amos, los son por un momento, para luego sucumbir a sus entecos orgullos.

Humanidades que se han sucedido, durante miles de milenios, y que ignoramos ladinos, y aun así nos creemos que conquistamos la luna, que seremos los dueños, de galaxias tan remotas, cuyas distancias siquiera, imaginarnos podemos. De sistemas siderales que nuestro intelecto, jamás podría comprender, y aunque somos conscientes de ello, seguimos adorando ídolos, y hasta creamos ministerios, y nombramos delegados en la tierra de los Dioses, como mediadores auténticos de los señores del cielo.

Hemos hecho de la patraña, un cuento para jumentos. De las necesidades humanas un negocio y un tormento, y de la gente sensible, dianas para sentirnos, de la humanidad los dueños. Y donde clavamos los dardos de la nuestras iras y excrementos, miserias, que habitan en nuestros interiores cuerpos, pero que jamás en la vida, reconocerlas podremos.

Porque no es un sueño la vida, sino la consecuencia del tiempo y de nuestra ignorancia supina, de nuestros tristes momentos, que por existencia tomamos, cuando solo son descubrimientos de sabidurías perdidas en la noche de los tiempos.

 

Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Laureano Ramirez Camacho.
Publicado en e-Stories.org el 15.05.2017.

 

Comentarios de nuestros lectores (1)

Todo los comentarios de nuestros lectores!

Tu comentario

¡A nuestros autores y a e-Stories.org les gustaría saber tu opinión! ¡Pero por favor, te pedimos que comentes el relato corto o poema sin insultar personalmente a nuestros autores!

Por favor elige

Post anterior Post siguiente

¿Este novel/poem viola la ley o el reglamento de publicación de e-Stories.org?
¡Por favor, infórmanos!

Author: Changes could be made in our members-area!

Mas de"Filosófico" (Relatos Cortos)

Otras obras de Laureano Ramirez Camacho

Did you like it?
Please have a look at:

LA FUGA - Laureano Ramirez Camacho (Misterio)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humor)